Huele a tomillo, quizá sea la vida

“Yo creo que es importante que todos los días toquemos la materia para estar en contacto con la materia. Hombre, sí, quien está cavando en el campo ya está en contacto con la materia, o quién está trabajando en una empresa, en una cadena de montaje, está con las manos en la materia, claro. Pero incluso los hombres que están en la cadena de montaje y que vienen cansados de trabajar, rendidos, agotados, para su humanidad no les vendría nada mal llegar a casa y pelar unas patatas. Creo que si todos entraramos en la cocina el mundo sería un poquito mejor. Aunque para eso tendría que haber cocinas en todo el mundo, que no las hay, pero, en fin…

Una amiga mía, una gran amiga mía, Dulce Chacón, estaba con un cáncer y el marido, en los últimos días de su vida que tuvo, porque murió muy jóven, nos mandaba mensajes diciéndonos como estaba Dulce, una escritora traducida al portugués, y todos los días Miguel Ángel nos decía como seguía Dulce. Un día recibí un mensaje, lo recibimos los amigos, eran un SMS de esos que se mandan a todos los contactos, que decía: “La cocina huele a tomillo, algo pasa en esta cocina, quizá sea la vida”, firmado por Dulce. Murió al día siguiente. Ella salió del hospital para morir en su casa y la noche que pasó en su casa revivió y se fue a la cocina. Y desde la cocina nos mando el último mensaje, que era su despedida: “La cocina huele a tomillo, algo pasa en esta cocina, quizá sea la vida”. Y yo desde entonces siempre digo que la cocina, que el olor a tomillo es el olor de la vida y que si el mundo oliera a tomillo a lo mejor estábamos en otra situación. Pero no, se han empeñado en que tiene que oler a petróleo, y a edificios de cristal, y a perversión y mentira y G8 y plutocracia, y se parten de risa los poderosos del mundo, porque ellos se parten de risa mucho…

Si ahora, a los que están reunidos en el G8, incluido el presidente de la Comisión Europea, les hablamos de tomillo, les da un ataque de risa. Porque no entienden nada. Dirían que son conversaciones de mujeres, seres ociosos que nunca han ganado una guerra, pero si ellos hubieron hecho alguna vez un alimento con tomillo, probablemente no estarían tomando las decisiones que están tomando, que han tomado hoy, incluido, insisto, Durao Barroso. Todos están reunidos de Buitres, G8, plutocracia, gobiernos del mundo, mierda.”

Pilar dle Río en el libro José y Pilar de Miguel Gonçalves Mendes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *