Los Detectives Salvajes

“Pero entonces yo era joven, demasiado joven e idealista, es decir: yo era puro, y esas chingaderas me tocaban el alma”

Había escuchado muchas veces decir “Ese libro me ha cambiado la vida”, “Esa película cambio mi manera de ver las cosas”, entre otras afirmaciones que consideraba exageradas. Hoy, después de leer Los Detectives Salvajes, puedo retractarme y decir que un libro cambió mi manera de sentir y de existir.

Los Detectives Salvajes es una novela de Roberto Bolaño. A lo largo del libro retrata la vida un grupo de jóvenes poetas denominados los “real visceralistas”. A través de su experiencia y el testimonio de quienes los conocen, se revela la aventura de la literatura, la poesía y la vida misma, la pasión de vivirla, sufrirla y experimentarla.

¿Por qué movió tanto en mí?

Leer a Bolaño es un encuentro con la realidad tal como es: cruda, triste, con risas, con lágrimas, con tedio, con aventuras, con amor. Es esa identificación que genera con el hombre moderno y esa búsqueda que tiene por el sentido de la vida. En caso más concreto: la búsqueda del sentido de la vida a través de la poesía y la literatura.

“No hay nada como viajar para ensanchar la cultura. Pero también para afinar la sensibilidad. Conocí Israel, Egipto, Túnez, Marruecos. Al final de mis viajes volví con un solo convencimiento: no somos nada.”

Nunca me he dado la oportunidad de profundizar en la poesía. Me parece algo lejano, cursi, lleno de metáforas incomprensibles, pero al leer Los Detectives Salvajes te hacer querer hacer poesía, ser poesía. En comparativa con la literatura, la pasión la une con la poesía, pues ambas no son más que el acto de comprender a través de los sentimientos porque estamos aquí.

“No escribíamos para publicar sino para conocernos a nosotros mismos o para ver hasta donde eramos capaces de llegar.”

La literatura ha formado una parte esencial en mi vida por los últimos años y es por eso que el acercamiento que nos da Bolaño a vivir a través de personas como tú y como yo su experiencia creadora, nos hace comprender que la literatura es como la vida: una eterna paradoja amarga y hermosa.

Los Detectives Salvajes se convierte en eso, en comprenderme a través de la actividad creadora y al mismo tiempo comprender a los demás.

“Nadie desafia a nadie por algo que aún no ha hecho, pensé. Pero luego pensé que la vida (o su espejismo) nos desafía constantemente por actos que nunca hemos realizado, en ocasiones por actos que ni siquiera nos ha pasado por la cabeza realizar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *