Lo Que Era

Era ese juego de contrastes que la luz del atardecer generaba en cada escalón. Ese subir corriendo como felino, apoyando las manos en los escalones superiores mientras los pies con tenis de lucesitas, te impulsaban.

Era llegar a la alfombra de la sala de estar y sentir la caricia del polvo en tu olfato y en tu tacto. Te volvías cuidadoso mientras avanzabas pecho tierra hacia el cuarto más cercano, evitando ser visto convirtiéndote en ese espía que utiliza las paredes como escondite.

Era ese cielo de partículas de polvo que dibujaba una franja de luz y tú, siendo un gigante que atacaba ese universo, abatía su perpetua calma con un manotazo. Después de la destrucción, te sentabas apacible al borde de la cama para ver renacer ese mundo.

Cada pared era un lienzo en blanco, siendo artista anárquico escapando de las redes opresoras de quién te prohibía pintarlas. Cada línea era una nueva manera de crear tu realidad, de expresar esa libertad de la que te privas ahora.

Cada hueco era un interminable laberinto donde te escabullías y te resguardabas de ningún temor, de ninguna ansiedad, de ninguna deuda. Todo era una calma apasible y emoción por ver la caricatura de las 6 o de las 7 o de las 8.

Todo era figuras de Star Wars o de Batman, ladrón de tin larines del abuelo o escapista profesional a la hora del baño. Todo era color y aromas y descubrimiento. Curiosidad, preguntas y nuevas sensaciones.

Era tina y era bañarte hasta teñir el agua de aquel tono gris niño. De ser el monstruo que zambullía ferozmente el barco que flotaba en esa tempestad de alegría líquida. Era transgredir las leyes de la física hasta convertirte en el niño más viejito y arrugado del mundo.

Era vivir en un mundo de gigantes donde fuiste preso de la seriedad de tus juegos, de tus juguetes fabricados con cartón, de la emoción de que se cayera un diente para, esperanzado, encontrar esos $10 pesos bajo tu almohada cuando despertabas.

Foto: Oscar Mata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *