Mariachis

El amor sonaba a esos 5 mariachis tocando a la media noche en la esquina de Juan Bautista la Salle.

Fluía en cada nota de la trompeta.

Recorría cada rasgar de la guitarra.

Volaba en cada palabra cantada y se perdía en la luz amarillenta del alumbrado público.

A lo lejos, la silueta opaca del Gigante se levanta sobre la noche azul,

oyente eterno de la melodía del amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *