El Ocaso de los Locos

El loco se sentó a mi lado. Su olor a mierda y meados penetró como bala putrefacta por mi nariz. Estábamos en una banca incómoda del centro a la sombra de un árbol. Volteé de reojo y vi la plasta negra que alguna vez fue su pelo, anidando en rastas enormes algunos pegaropas y pedazos…

Seguir leyendo

Cirineo Sustituto

El calor de marzo abrazaba la tierra seca, adornada de pequeñas piedras sin color. El paisaje bicromático decoraba la soledad donde Hortacio se recargaba sobre el tronco áspero de un mezquite. Era su única posibilidad para escapar del calor. Sentía la cara hirviendo, pero no sabía exactamente la causa; si el insoportable infierno del clima…

Seguir leyendo

Cuarto Piso

El cuarto estaba cubierto por la penumbra. Las cortinas amarillentas por el paso del tiempo permeaban la luz mortecina del atardecer. Lo único que quebrantaba la oscuridad de la sala era la luz blanca que emanaba del celular en sus manos. El olor rancio del sofá donde estaba sentado penetraba su nariz, al ritmo de…

Seguir leyendo