La Fábrica

Cada vez que cierro los ojos comienzan a trabajar. Son incansables y tienen jornadas laborales que harían que cualquier obrero terminara en cama con un prescripción médica e infusiones para los nervios. Escucho sus pasos de Caterpillar miniatura al lado de mi oreja, montar sus andamios apoyados en el edredón de líneas rojas a la…

Seguir leyendo

¿Somos hombres o payasos?

“Que chinga me voy a parar hoy” pensó. Se sentó en el borde de la cama y contempló la nada, meditativo. Volteó y vió el bulto que se inflaba y se desinflaba bajo una cobija; su vieja dormía. Caminó al baño y vió su reflejo en el espejo, siendo un acto tan automatizado que desconoció…

Seguir leyendo

¡Qué viva Cristo Rey!

Ya no aguanto la chingada pierna. Llevo atorado en este hoyo más de dos días apenas tragando tortillas sin poder hacerles pelea a esos cabrones. Más que la pierna me duele el orgullo de no poder tirarles una bala en medio de la cabeza. De repente Hilario se da sus vueltas y me trae noticias,…

Seguir leyendo