La Creatividad Ha Muerto

Llevo 10 meses trabajando en una agencia “creativa”: lo peor que le pudo pasar a mi creatividad. No sabes qué sufre más; si tú intelecto limitado por las paredes que te rodean, o tu culo que soporta estar sentado 9 horas diarias en una silla incómoda.

El lado oscuro de los ideales creativos. Creatividad disfrazada de una línea de producción en masa de productos vacíos y faltos de sentido. La hiperaceleracion de nuestro tiempo disimulada en los “nos urge para ayer” de clientes, ejecutivos de cuenta y directores que conciben la labor creativa como un producto de iluminación mesiánica espontánea.

Pero no todo es malo. Nada como la seguridad de tener cada quince días tu nómina depositada y algunas prestaciones mediocres (ni las de la ley). Te conviertes en un godín “creativo” conformista, buscando generar antigüedad para que llegue cada año mejor el aguinaldo. Aniquilas tu creatividad a cambio de un ideal de seguridad y bienestar que nos contagia el colectivo. ¿Estar seguro de qué? ¿Ante qué?

No hemos comprendido lo que es la creatividad. No somos conscientes de lo que es el ejercicio de crear. Etiquetámos a los empleados dándoles puestos con nombres fancies: Brand Consultant, Media Account Manager, Interactive Creative Director (sí, todos con mayúsculas). Dejamos de lado una concepción integral de la capacidad creativa de cada persona, pues ejecutamos, no desarrollamos.

Pero allá afuera idealizas la vida de los demás. Gente que se aventuró a romper ese esquema al que tú te sometiste. Los miras lejanos desde tu silla de cuero sintético con tu culo adolorido y el reflejo en el monitor de tu rostro aburrido y oprimido. La creatividad ha muerto, y yo decidí matarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *