Caja Nocturna

Se encontraba recostado sobre la cama, reposando la parte superior de la espalda sobre dos almohadas viejas, de esas almohadas que guardan sueños y también algunas manchas de saliva, esas almohadas que desde su existencia primitiva nadie se ha atrevido a lavar. Tomó el control remoto entre sus manos acariciando suavemente con el pulgar los Seguir leyendo