Hechizo de amor

Caminamos apresuradamente por el pasillo hacia las jardineras. Habíamos esperado ansiosos el sonido del timbre para salir al receso y, ahora que ya estábamos fuera, queríamos ver lo que Diego tenía que mostrarnos. Avanzamos los 3 a pasos acelerados, con suéter verde y pantalón azul marino del uniforme. Diego traía una bolsa negra que apretaba Seguir leyendo